Revistart 48

25.00 

SUMARIO: Entrevista: Felipe Iguiñiz. Monumentos: Los fantásticos e inalcanzables mosaicos de Rávena. Museos. Desde el sus, Museo de Huelva. Esmalte: la escuela Llotja de Barcelona, 225 años. Perfil: Quessada. Cerámica: la fábrica de cerámica de la Cartuja de Sevilla (I Parte). Cotizaciones: Catálogo Nacional de Arte. Música: Joaquín Sabina, en estado de gracia. Espacio literario: Libros y Poesía. Noticias: El XXVIII Saló de Maig (Salón de Mayo). Opinión: II Premio “Navarra” de escultura. El expresionismo abstracto. La isla o la incomunicación crítica (II Parte) A fondo: El paso de los sicosomático a la obra (X Parte). Subastas: Resumen de las mejores subastas. Ferias: Artexpo 2000. Guiarte: Guía y Servicios de las Artes. Exposiciones, Agenda y Premios: Internacional y Nacional.

SKU: 048 Categoría:

PRÓLOGO: la fundación de la fábrica de la Cartuja de Sevilla fue posible gracias a la influencia que las teorías ilustradas tuvieron en la renovación de la mentalidad, pues trajeron consigo una serie de cambios que originaron una revolución industrial. A finales del siglo XVIII, la loza fina de la zona de North Staffordshire era muy conocida y apreciada. También lo era la elaborada por Josiah Wedgwood, quién modificó el proceso de producción en su industria en los aspectos relacionados con la técnica: hornos, tornos, elaboración de las obras por colaje y decoración impresa, con el objetivo de rentabilizar la fábrica e idear un tipo de barro similar a la porcelana. Sus obras se comercializaban por toda Europa como las de Chelsea, Bristol y Staffordshire. Carlos Pickman, antes de poseer la fábrica de la Cartuja, se dedicaba al comercio de productos ingleses en la zona de Cádiz (desde 1822), y después en Sevilla, y cuando creó su propia fábrica trasladó el material, la técnica y los operarios, con el fin de conseguir unas piezas similares, pero producidas en España.

 

Peso300 g
Dimensiones21 × 29.7 cm
año

Ejemplar

048